El Hamete de Toledo
FICHA ARTÍSTICA

Elenco
Víctor Anciones, Juan Carlos Arráez, Rakel Camacho, Antonio Lafuente, Luna Paredes, Paco Puerta, Antonio Sansano, Lúa Testa y Germán Vigara.

Espacio Escénico
Pedro Herrero

Vestuario
Sara Roma

Iluminación
David P. Arnedo

Creación sonora en directo
Carmen Cuello

Adaptación
Antonio Sansano y César Barló

Dirección
César Barló

El Hamete de Toledo es una de esas historias que Lope de Vega es capaz de dramatizar a partir de un suceso que ocurrió realmente, o eso se cree. Una historia que encontramos totalmente contemporánea cuando la comparamos a sucesos acaecidos en nuestro mar Mediterráneo a día de hoy. Cientos de inmigrantes buscando un lugar mejor para ellos y sus familias.
Las diferencias que históricamente han tenido las tres civilizaciones en España se ven reflejadas en esta obra que llega a tener algo de ritual.

El viaje de Hamete en este caso no funciona para encontrarse a sí mismo, sino para descubrir una persona totalmente destruída y que es capaz de las más horrorosas acciones cuando ya no tiene nada que perder.
Este texto, sobre las tablas, adquiere una dimensión que entendemos diferente a otros textos más representados, se eleva y nos muestra a otro Lope de Vega.

La obra que el Fénix de los Ingenios escribe allá por 1617 es la historia de Hamete, galán de Meliona. Apresado en aguas de Malta es tratado como esclavo, comienza un largo caminar que le lleva a Valencia, donde le separan de su esposa Argelina, a Málaga, y desde la ciudad puerto de mar andaluza pasa de dueño en dueño hasta que llega a Toledo.
En la capital manchega, Gaspar le recibe como esclavo para sus caballos sin tener conciencia alguna de lo que sucederá después. Hamete echa de menos a Argelina, su esposa, y ve como su propio dueño, recién casado con Leonor se regocija en los amores. La envidia aparece. Hamete se siente maltratado por la suerte, por el destino y por los criados cristianos.
En un ataque de nostalgia ve a Leonor y la confunde con Argelina. Él se cree enamorad de Leonor y es descubierto entrando en sus aposentos. Gaspar le castiga a palos y Hamete en ira de venganza asesina a Leonor.

Hamete huye, pero en su huída es detenido. Esta vez el castigo será en la plaza de Zocodover en Toledo. Un Auto de Fe en el que el moro es descuartizado hasta que consienta convertirse al cristianismo y así “morir en paz”.

La puesta en escena, en al que la acción prevalece sobre cualquier elemento estético, encontramos un suelo de arena, referente a la playa inicial de Argel y a la plaza de toros (imagen recurrente en la obra y lugar de sacrificio del animal, que es el significado de Zocodover). En este espacio de juego se van creando los diferentes lugares donde transcurre la acción. Los actores por medio de sus movimientos van cambiando los espacios creando una simultaneidad que apoya el dinamismo de una obra que salta por los aires las unidades de acción, tiempo y lugar.

La elección de un representación sintética, frontal y sin artificios escénicos apoya la idea de la contemporaneidad de este texto que, por no representado hasta la fecha, aún es más interesante.

Fotografía: Teamosa
Descarga nuestro dossier