La hija del aire -parte primera-
FICHA ARTÍSTICA

Elenco
Juan Carlos Arráez, Rakel Camacho, Alberto Gómez, Antonio Lafuente, Anabel Maurín, Antonio Sansano, Tito Rubio-Iglesias, Paco Puerta, Jose Antonio Tíscar, Triana Zárate

Espacio Escénico
Ikerne Giménez

Asistente Espacio Escénico
Juan Antonio Bello

Vestuario
Silvia de Marta

Asistentes de vestuario
Sara Roma y Elisabeth Rivera

Espacio sonoro
César Barló

Diseño de Iluminación
David Pérez Arnedo

Adaptación
Antonio Lafuente y César Barló

Producción
RESAD y AlmaViva Teatro

Dirección
César Barló

El texto que escribió Pedro Calderón de la Barca alrededor de 1647 es uno de los menos representados en España si miramos si atendemos a su calidad y contemporaneidad. A diferencia de otros países como Alemania, donde encontramos diferentes propuestas en tan solo los últimos 50 años.

Sembramos es un personaje utilizado en el medio teatral de todas las formas posibles. Se han realizado óperas, versiones teatralidades, poemas, etc.

El mito, la magia y el destino se unen en este texto que aún está tan cerca de nosotros como nosotros mismos. Todos los personajes tienen un objetivo claro en su viaje a través del texto, todos llevan sobre sus hombros la ambición de poder y, además, todos saben cómo conseguirlo

Fotografías: Patricia Benedicto y Mariano Polo

Sembramos, encerrada desde su nacimientos para salvaguardar al mundo del horror y la tragedia, es custodiada por Tiresias, un ermitaño que tiene esta visión vitalicia.

Nino, Rey de Nínive, al volver de un periodo de batallas, victorioso y agradecido a Menón, le regala la comarca de Escalón para que la rija a su merced. Nino ignora la presencia de Semíramis, pero cuando la conoce no puedo sino caer en su encantamiento.

La lucha ha dado comienzo. Sembramos en pos del trono y los dos hombres en pos de ella. Los hados han revelado que la será un monstruo para el mundo. No tanto ella como su ambición que todo lo engulle. Caerá Menón condenado por Nino y Semíramis se elevará al trono.

Una historia que bien podría servir a una serie de intrigas políticas a día de hoy.

Semíramis es cualquiera de nosotros buscando la notoriedad y el éxito en su entorno. Todos los personajes lo buscan, así como nosotros ansiamos ser reconocidos de alguna manera.
¿Cómo se consigue el poder? ¿Qué mecanismos utizamos para seducir a los que nos lo pueden proporcionar? ¿El fin justifica los medios? Todas estas preguntas a través de este clásico que se acerca con alevosía a la contemporaneidad y que abordamos con todo el riesgo y la valentía que exige Calderón. Ahí está el texto y aquí está nuestra puesta en escena.
AlmaViva Teatro apuesta por un estilo sobrio en el que el actor es el máximo exponente de la propuesta.
El espacio vacío es un factor común en la línea de trabajo de la compañía así como la búsqueda de una nueva narrativa para el teatro clásico, que llegue a un público general y que contenga una reflexión que haga participar al espectador.